Verdades y mentiras sobre la virginidad

lista para sx

¡Cuántos quebraderos de cabeza ocasiona la virginidad! Hasta el punto que las jovencitas están deseando perderla cuanto antes mejor, más que nada por pasar por ese trámite lo más pronto posible o porque quizás siente la presión de un hombre o mas bien las amistades, “ahh que no estas en esto.. eso es la moda que esto y lo otro”. NO te lleves de la gente, solo tu eres la que sabe cuando estas lista para esto!

Se entiende por virginidad “física” aquella disposición en la que está el cuerpo femenino que aún no ha tenido relaciones sexuales, entendidas estas como la práctica del coito. Su principal testigo sería la integridad del himen (que suele rasgarse con la cópula). Es decir, la conservación en su estado natural de ese pequeño repliegue de la mucosa que existe a la entrada de la vagina.

En sentido estricto, los chicos también serían vírgenes hasta que practicasen su primera cópula. Pero ellos carecen de un testigo físico de delate tal estado. Quizás por eso, cuando se habla de virginidad, la mente se dirige inmediatamente hacia la femenina.

También existe lo que se conoce como virginidad técnica. La virginidad “técnica” se refiere a aquella chica que ha hecho de todo con su chico, menos practicar el coito (el anglosajón petting). Tiene una amplia experiencia sexual, pero mantiene intacto su himen.

Hablando del himen
Cuánto no se habrá escrito, hablado y sufrido a costa de esa membrana y de la virginidad! Y todo porque en muchas culturas el honor familiar y la virtud de las mujeres se ha centrado en la integridad del himen. Quizás por ello, para preservar cuanto más tiempo mejor la virginidad física de las mujeres, se ha elaborado todo un cuerpo de ideas y mitos, que generan miedo y distancian la hora en que las mujeres se deciden a perderla.

Todos estos mitos se contradicen entre. Si realmente duele y sangra la ruptura del himen cuando se rasga por la inserción del pene o cualquier objeto con esa forma, ¿por qué no duele ni sangra y pasa inadvertido para su portadora cuando el himen se rompe, según la otra leyenda, al hacer deporte, montar en bicicleta, recibir un golpe, etc?

Aparte de silenciar la razón de que ni duela ni sangre cuando las mujeres se introducen los dedos durante la masturbación, ni se esgriman estas razones (introducción de dedos durante la masturbación) entre las que justificarían encontrarse el himen roto, junto a las de hacer deporte, etc.  

Lección de anatomía
El himen es una membrana muy fina, apenas vascularizada y habitualmente elástica, que no obstruye la vagina del todo. Tiene una o varias aperturas que suelen ser amplias.

Cuando el pene se introduce en la vagina, no tiene que presionar sobre nada, ni romper ningún obstáculo. Entra por uno de los huecos del himen y se desliza por él suavemente. Los bordes de dicho agujero se distienden sobre la superficie del pene sufriendo algún rasgado por una o varias de sus partes. Eso no provoca necesariamente ningún dolor intenso. Si acaso es percibido como una discreta molestia. Y el himen carece de vasos de suficiente calibre como para provocar una hemorragia apreciable desde fuera.

Si la chica se encuentra cómoda, confiada, fuertemente excitada (y, por tanto, muy húmeda) no tiene por qué sentir dolor alguno en la penetración, ni sangrar. Porque el pene se desliza por toda esa superficie con total elasticidad y normalidad, sin tener que realizar labores de “taladro” alguno.

En muchas ocasiones, el dolor y el sangrado que se produce en el primer coito nada tienen que ver con el himen sino con el vaginismo: una contracción dolorosa del músculo exterior de la vagina que impide la entrada del pene.

Ese obstáculo sí que lo nota el hombre. Y si a pesar de ello fuerza “virilmente” la penetración (cosa que antes “había que hacer” para “consumar” el matrimonio), entonces sí que duele y puede ocasionar desgarros vaginales que sangren. Pero lo que se desgarra y sangra son las paredes vaginales y el himen así maltratados, no es cuestión del himen solamente.

¿Virgen más de una vez?
Tampoco es cierto que el himen se rompa por montar en bicicleta, por recibir un golpe genital, por fuerte que sea o por hacer deporte (o por introducirse unos dedos durante la masturbación clitorídea). Estas no son más que mentiras piadosas elaboradas para explicar que es frecuente que la chica ni sienta molestias, ni sangre en sus primeras relaciones sexuales.

Era algo había que inventarse para evitar problemas en una época donde el honor familiar se situaba en la entrepierna de sus mujeres… y el conocimiento sexual se basaba más que nada en mitos.

Es posible que un himen roto durante la primera relación sexual se recomponga por sí sólo si la chica tarda en mantener relaciones sexuales. Al no existir más incursiones del pene, da tiempo a que los bordes del himen se recompongan.

Sin embargo, si las relaciones son frecuentes, las zonas rotas se cicatrizan ampliando la superficie del hueco del himen. Porque el himen no suele desaparecer del todo a pesar de tener relaciones sexuales frecuentes. Siempre quedan restos hasta que se produce el primer parto. Entonces sí que desaparecen los últimos restos del himen inicial.

¿Cuándo dejo de serlo?
No hay edad para perder la virginidad. Ni es imperioso perderla cuanto antes, ni sucede nada porque se retrase el momento de la primera vez. Todo depende de que una se sienta preparada para ello, tenga a su lado una pareja con la que se sienta capaz de compartir ese momento (no el primero que se encuentre para pasar el trámite) y lo desee verdaderamente.

Para la primera vez, dadas las premisas anteriores, conviene que el chico lo sepa (si tiene experiencia cabe esperar que ajuste su comportamiento a las circunstancias; si no la tiene, es mejor que ambos se lo tomen con sentido del humor y no le den importancia a que las cosas salgan mal: la primera vez suele ser algo torpe para ambos).

Ella debe estar confiada, dejarse sentir las sensaciones y no pensar en que le dolerá o no le dolerá (se distrae) y, sobre todo, sentirse excitada y disfrutar de esa sensación.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: