Nenas:: esta primavera coman bien!

mujer-primavera

La primavera ya está aquí y los buenos propósitos con los que comenzamos el año parecen haberse evaporado… ¡No desesperes! Aquí algunas propuestas de unos sencillos consejos nutricionales para hacerte más fácil el cambio de estación.

1. ¡Ponte en forma! Es importante practicar un poco de ejercicio. Si notas que tu cuerpo está bajo de “combustible” puede que sea porque tus músculos están hambrientos, es decir, necesitan carbohidratos sanos. La mejor elección: frutas, verduras, cereales y una buena inyección de proteínas. Intenta que transcurran unos 30/45 minutos entre la ingesta y el ejercicio realizado.

2.     Te levantas, no tienes hambre y luego… el atracón. No tienes que comer inmediatamente después de despertarte, pero es importante comer durante la mañana. Muchas personas que se saltan el desayuno suelen compensarlo con un exceso de calorías durante el resto de la mañana o durante la comida, o ingieren bebidas con cafeína o productos azucarados. No es lo más adecuado. Un desayuno ligero, como un tazón de cereales con un batido de proteínas en polvo o un tazón de fresas con una porción de queso fresco (que se puede continuar un par de horas más tarde con una pieza de fruta, un puñado de nueces o un poco de queso) es perfecto. Intenta siempre acompañar las proteínas con un poco de leche y fruta.

3.     Come las grasas adecuadas. Infórmate de dónde se encuentran. Necesitamos pequeñas cantidades de grasa en nuestra dieta, pero la mayoría de nosotros tendemos a comer demasiadas. Algunas grasas como las que se presentan en el pescado, las nueces, las aceitunas y los aguacates, son más sanas que otras. Lee las etiquetas de los alimentos para reducir la ingesta de grasas saturadas y transgénicas, que pueden aumentar los niveles de colesterol. Con las grasas saludables puedes dar sabor si añades aguacate o nueces a tu ensalada, unas gotas de aceite de oliva o si comes unas verduras al vapor.

4. Antes de entrenar… ¡recarga las pilas! Debes comer de acuerdo al tipo de entrenamiento que realices y la duración del mismo. Es importante que tengas suficiente energía para el ejercicio que vas a hacer. Si no tienes mucho tiempo para comer, puedes recurrir al truco de los batidos, sopas o yogures. Si tienes un par de horas para hacer la digestión antes de comenzar el entrenamiento, es mejor que hagas una comida regular y abundante en carbohidratos saludables (pan, pasta, arroz, frutas y verduras) para mantenerte fuerte.

5.    Cuando comas fuera hazlo con moderación. Solemos comer fuera prácticamente toda la semana, por lo que es algo que ha dejado de ser especial. Resiste la tentación de derrochar cuando estás fuera. Si estás intentando reducir tus calorías, comparte un entrante con un amigo y come una ensalada. O pide menos pasta y el doble de verduras. También puedes apartar las salsas en un lado del plato para controlar la cantidad que comes.

6. No hagas la compra con el estómago vacío. ¡Serás como un niño en una tienda de golosinas! Querrás todo lo que veas… Coge una barrita con proteínas, una pieza de fruta o un puñado de frutos secos antes de salir por la puerta, para que la tentación sea menor. Trata de planear las comidas antes de tiempo, haz una lista y síguela a rajatabla.

7.    Desde la huerta a tu hogar y consúmelos todos los días. Las frutas y las hortalizas frescas son de los alimentos más saludables, pero solemos comerlas unos días sí, otros no. Ve al mercado, busca en la frutería lo que te apetezca y añádelo a tu menú. Los productos estacionales aportarán una chispa a tu menú y éste será mucho más fresco.

8.    Y para cenar… Mucha gente ingiere la mayoría de las calorías diarias durante la noche. Quienes comen ligero durante el día compensan su menú por la noche, por lo que las cantidades ingeridas no se adecúan a las necesidades de su cerebro o músculos para realizar su actividad diaria. Es mejor dividir las comidas a lo largo del día. Después de la merienda-cena se acumulan más los kilos. Intenta comer fruta o cremas congeladas, un batido con proteínas, un puñado de frutos secos o una taza de té. O cepíllate los dientes inmediatamente después de comer para ocultar la sensación de hambre.

Chicas llévense de estos consejos que no solo es para ayudar a ponerse en forma sino también para estar saludables!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: